TRATAMIENTO DE CARBÓN ACTIVO CON LÁSER ND-Yag

¿COMO FUNCIONA?

1.Un polvo fino de carbón se aplica primero a la zona tratada.

Este polvo de carbono tiene la capacidad de absorber la suciedad de las profundidades de los poros. También puede actuar para reducir la inflamación del acné y exfoliar la piel.

2. El láser se hace pasar a continuación sobre la superficie de la piel.

VER VIDEO

El láser rompe el polvo de carbono, llevándose consigo cualquier tipo de contaminante que ha absorbido. Las partículas de carbón son muy pequeñas, y son capaces de penetrar en los poros y lugares de difícil acceso, lo que permite que el láser para entregar de manera efectiva su energía a estas zonas seleccionadas.

La pequeña cantidad de calor que se produce cuando el polvo de carbono se descompone estimula la producción de colágeno en la piel, dándole el beneficio de más gordo, piel con disminución de líneas finas y arrugas brillante.Al mismo tiempo, el calor destruye las bacterias P-acné responsables de las espinillas, logrando un mejor control del acné.

¿EL TRATAMIENTO ES DOLOROSO?

El láser se siente como una suave sensación de “hormigueo caliente” en la piel y no es doloroso.

¿HABRÁ ALGÚN TIEMPO DE INACTIVIDAD?

El Láser ND:Yag de carbono es un procedimiento rápido que no tiene tiempo de inactividad. No se rompe la continuidad en el tejido de la piel durante el tratamiento.

Un leve enrojecimiento de la zona tratada puede aparecer y que normalmente se resuelven unos 30 minutos. Al igual que con todos los tratamientos médicos, las ocasiones efectos secundarios y complicaciones pueden ocurrir, pero son raros.

El peeling de carbón activado, cuyo éxito radica en los beneficios de la acción del láser sobre una mascarilla de carbón activado, es ideal para exfoliar la piel, limpiar impurezas y cerrar el poro, así como para alisar la piel y reducir arrugas.

Este tratamiento, que es muy demandado , es uno de los peelings que más éxito está teniendo en Europa.   Es perfecto para pieles mixtas, grasas y para las personas alérgicas a los ácidos de los peelings convencionales. Cierra los antiestéticos poros (su acción bactericida elimina la suciedad), tensa la piel y es muy eficaz contra el acné.

PROCEDIMIENTO:

Tras aplicar una mascarilla de Carbón activado aplicamos el láser ND:Yag que emite unas series de pulsos de alta energía que se dan en breves espacios de tiempo (nanosegundos). La mascarilla de carbón activado se vaporiza por acción de los disparos del láser, eliminando las capas superficiales de la piel, lo que se traduce en una renovación celular.

La evidencia de la efectividad de esta radiación de alta energía se traduce por un efecto fotoacústico, que da lugar a una onda mecánica de choque sobre la superficie cutánea y que se aprecia tanto al tacto como por la percepción de un chasquido.

El calor producido por las partículas del carbón activado tiene 2 beneficios adicionales. Reduce las bacterias responsables de acné (P. Acnes), lo que permite una mejor eliminación de las espinillas y también reduce las glándulas sebáceas (glándulas productoras de grasa), lo que ocasiona una menor producción de grasa, y por lo tanto reduce la congestión y la aparición de los poros.

Los tratamientos se pueden realizar en cualquier parte del cuerpo, incluyendo la espalda y el pecho.   Al igual que con todos los tratamientos de la piel, los peelings con Carbón activado deben complementarse con una buena rutina de cuidado de la piel, y el uso diario de un protector solar de alto espectro. Los resultados son notables después de un solo tratamiento, pero para obtener mejores resultados a largo plazo se recomiendan tratamientos regulares.