“UNA ALTERNATIVA EFECTIVA Y SEGURA EN LOS TRATAMIENTOS DE REDUCCIÓN”
Esta terapia revolucionó el mundo de la estética en 2011 y, actualmente, es un tratamiento muy demandado en salones estéticos y médico-estéticos. La ventaja que presenta este tratamiento frente a otros es que no destruye el adipocito, sus resultados perduran en el tiempo y su aplicación es menos agresiva. Asimismo, el Láser Lipolítico, a diferencia de otros sistemas, vacía el adipocito sin destruirlo, gracias a la irradiación de su luz láser. Por tanto, el tejido permanece uniforme, sin riesgo de irregularidades en clientes de edad avanzada. Es una técnica no invasiva, indolora y sin efectos secundarios. Este equipo supone una tecnología puntera y su tratamiento marca la diferencia en cabinas o salones de alto nivel.

Descripción del dispositivo de Láser Lipolítico
El Láser Lipolítico es un láser frío de la clase 3B, no invasivo y sin efectos secundarios. Es un láser de aplicación directa cuyo haz de luz penetra en la piel, siendo efectivo hasta una profundidad de 9 mm para degradar la grasa localizada. Estos equipos permiten realizar tratamientos personalizados según las necesidades del cliente, el área de aplicación y el fototipo de piel. Es obligatorio que el cliente y la operadora lleven puestas gafas protectoras durante todo el tratamiento.

El Láser frío estético: trabaja hasta 100 mW. Su objetivo es la estimulación funcional y la eliminación de células grasas y glicerol. Puede ser utilizado por profesionales del mundo de la estética debido a que su aplicación no es invasiva. Es un tratamiento muy cómodo y seguro para el cliente final.
La longitud de la onda de emisión del láser frío constituye un parámetro importante para conseguir la reducción deseada de volumen corporal.

Protocolos del Láser Lipolítico

El láser frío es de fácil aplicación y muy eficaz utilizado en tratamientos estéticos.
El área de tratamiento y el color de la piel son consideraciones importantes a la hora de realizar el tratamiento.
Las pieles más oscuras deberán trabajar con niveles de potencia un 30% por debajo de las condiciones normales. Estas pieles, si no se es precavido, pueden sufrir cambios de pigmentación, debido al alto nivel de melanina que contienen. Una persona con la piel gruesa puede necesitar un mayor número de sesiones para alcanzar el resultado objetivo.
Es necesario realizar un test sobre el estado actual del cliente, informándole de todo lo relacionado con la realización del tratamiento y los objetivos reales del mismo. También es necesario cumplimentar un consentimiento informativo aceptado por el mismo. Los tratamientos pueden durar un máximo de 40 minutos por sesión, repartidos en diferentes áreas. De esta forma, no hay riesgo para el cliente.

Modo de empleo

El modo de empleo es muy sencillo, dado que son placas de aplicación directa, las cuales se deben mantener sobre la zona a tratar (manos libres). Este tipo de tratamiento puede realizarse sobre diferentes áreas, como por ejemplo:

-Brazos (cara interna y externa).
-Muslos (cara interna y externa).
-Abdomen.
-Doble mentón.
-Pantorrillas.
-Espalda.

Lo primero que se realiza antes de comenzar la primera sesión es un estudio del estado actual del cliente (para ello, se recomienda utilizar los equipos de Análisis Corporal). En el Informe de Análisis se plasman de forma detallada los parámetros de composición del cliente, así como sus datos personales. Posteriormente, se rellena una Ficha de Diagnóstico del Cliente, que incluye un cuadro de seguimiento del tratamiento en el que se describe su evolución y variación en cada sesión. Se aconseja tomar datos fotográficos del mismo. A continuación, se indican los pasos que se deben seguir al realizar el tratamiento:

1. Elaborar el diagnóstico y rellenar la ficha del cliente.
2. Tumbar al cliente sobre una camilla.
3. Realizar una apertura ganglionar o desbloqueo de ganglios para facilitar el drenaje.
4. Estimar el tiempo de tratamiento, entre 20 y 40 minutos en función del cliente, y si se van a tratar una o más áreas.
5. Aplicar los pads de 10 a 20 minutos según el área, el cliente y el tejido a tratar. Ajustar el tiempo de emisión de las diferentes salidas.
6. Realizar las sesiones posteriores, dejando intervalos de como mínimo 72 horas.
7. Estimar un número de sesiones por tratamiento (entre 6 y 8) en función de las diferentes variables del cliente, así como su tipo de vida y alimentación.

Resultados

Es importante guardar la información obtenida en las diferentes sesiones desde la primera sesión para comparar el estado inicial del cliente con el resultado final. La principal ventaja del Láser Lipolítico se basa en la obtención de resultados satisfactorios en el cliente de forma confortable y segura para el mismo.

Mientras se realice el tratamiento, se aconseja seguir una dieta equilibrada, practicar algo de deporte que estimule el drenaje y la metabolización e ingerir 2 litros de agua diariamente. Los resultados se observan desde la primera sesión, llegando a obtener reducciones de más de tres centímetros por zona tratada.
El láser frío consigue vaciar las estructuras biológicas de almacenamiento (adipocitos) sin destruirlos. Por lo tanto, es un tratamiento sin ningún riesgo patológico.